info@nlpei.coach  |  512.573.9040

Inteligencia emocional

Conceptos Inteligenca
La Inteligencia Emocional podría definirse primeramente como la capacidad de una persona para conocer y reconocer sus emociones, percibir asertivamente las de los demás y su habilidad para manejarlas de manera eficiente.
Ejemplo - Juan Pérez y un enojo:
Lo primero que debe saber Juan Pérez es que está enojado, conocer su emoción y reconocer que la está experimentando en ese preciso momento; al expresar que debe ser hábil para manejarla nos referimos a saber enojarse, es decir, por qué enojarse, para qué enojarse, con quién enojarse, cómo enojarse, durante cuánto tiempo enojarse y en qué grado. (Manejarlas eficientemente).
Somos seres emocionales, no solo racionales y al amalgamar nuestras emociones con nuestra capacidad de pensar en ellas (hacer conciencia de ellas) sucede la maravillosa comunión de nuestro cerebro con nuestras emociones, y entonces no caminan más hacia direcciones opuestas, trayendo con ello a nuestra vida seguridad y tranquilidad, definiéndonos por lo tanto, como emocionalmente inteligentes.
Las emociones son las expresiones exteriores de los sentimientos acumulados. Esto en el entendido que las emociones no son buenas ni malas, todas ellas tienen un motivo de ser.
 El motivo de ser de las emociones es cubrir objetivos de supervivencia, por ejemplo:
•  Miedo: el objetivo es la protección y el cuidado.
•  Afecto: el objetivo es la vinculación.
•  Tristeza: el objetivo es el retiro. Cuando sentimos tristeza nuestro organismo nos está diciendo "retírate de ahí y vuelve a estar contigo".
•  Enojo: el objetivo es la defensa.
•  Alegría: su objetivo es la vivificación. Viene a ser la batería de nuestra existencia.
A decir de Daniel Goleman, la inteligencia emocional nos permite:
•  Tomar conciencia de nuestras emociones.
•  Comprender los sentimientos de los demás.
•  Tolerar las presiones y frustraciones que soportamos en el trabajo.
•  Acentuar nuestra capacidad de trabajar en equipo.
•  Adoptar una actitud empática y social que nos brindará mayores posibilidades de desarrollo personal.
•  Participar, deliberar y convivir con todos desde un ambiente armónico y de paz.
 
 
 
 
 
Las características de la llamada inteligencia emocional son: la capacidad de motivarnos a nosotros mismos, de perseverar en el empeño a pesar de las posibles frustraciones, de controlar los impulsos, de diferir las gratificaciones, de regular nuestros propios estados de ánimo, de evitar que la angustia interfiera con nuestras facultades racionales y la capacidad de empatizar y confiar en los demás. El grado de dominio que alcance una persona sobre estas habilidades resulta decisivo para determinar el motivo por el cual ciertos individuos prosperan en la vida mientras que otros, con un nivel intelectual similar, acaban en un callejón sin salida.